Por fin una buena crítica y no una crítica buena sobre Cordero de Dios

Por suerte siempre hay una crítica que habla por uno y que quita al menos por un momento la sensación de soledad.

Costó encontrar una que hablara mal de Cordero de Dios pero acá está.

Aquí, el mal

por Agustín Campero para la revista El Amante de mayo

Si en algo el “paradigma” Nuevo Cine Argentino significó una evolución respecto del cine anterior, ese algo gira alrededor de los problemas de la construccion de la(s) memoria(s) y su representacion, sobre todo en lo relacionado con la desaparicion de personas durante la ultima dictadura militar, la dictadura en si misma y sus huellas en el pasado y en el presente. En sus mejores ejemplos (para citar sus extremos: Los rubios y
Cronica de una fuga) existio una vocacion por la construccion de una voz propia, fue muy consciente respecto de la moral subyacente a los procedimientos y los efectos del lenguaje cinematografico y deconstruyo y desnaturalizo, mediante esos procedimientos, las macro y micro relaciones sociales que sustentaron el golpe y la dictadura, que se potenciaron con ella. Esas peliculas fueron audaces y tuvieron una nocion de la verguenza.

El cine anterior al NCA que trataba el problema de la dictadura se desenvolvia en catarticas v monocordes explicaciones verbales, simplificaba en extremo, hacia evolucionar las historias a partir de las revelaciones que superaban los conflictos psicologicos y trabajaba con personajes que en si mismos resumian los estereotipos sociales mas comunes. Pretendian hablar de la sociedad. A lo largo de las historias, el recorrido de estos personajes-estereotipos terminaba tranquilizando a la audiencia. Los dramas solian ocurrir en familias patriarcales, que en cierta forma resumian o alegorizaban al pais. Con todo esto, no hay que olvidar que el cine era funcional al entendimiento inicial y a la superacion del horror de la dictadura, a los primeros pasos del recorrido democratico.

Cordero de Dios toma lo peor de los dos cines y se propone un horizonte con fines repudiables. De uno, la estilizacion en si misma, el regodeo en la habilidad visual y la busqueda del efecto. Del otro, los estereotipos explicativos y naturalizados, la ausencia de nocion moral de las imagenes, la banalizacion del horror a partir de la mentira que surge de la explicacion por trasposicion forzada de problemas actuales que se explican por problemas pasados, eliminando dimensiones, complejidades e igualando todo. Su horizonte: los festivales internacionales deseosos de una mirada catartica que relacione, en este caso, el horror de la dictadura y el sacudon social del 2001/2002.

La historia se impulsa a partir del secuestro de Arturo (Marrale), con la crisis 01/02 de fondo y mediante un operativo con estética “parapolicial”. La nieta de Arturo, Guillermina (Balcarce), se entera del secuestro cuando recibe el llamado para pedir el rescate. Un secuestro extorsivo con fines economicos, situado en un momento en que la clase media se veia muy amenazada por fantasmas varios (saqueos, inestabilidad economica, inseguridad). Para contribuir a la solucion del problema, Teresa (Moran) vuelve temporariamente de Paris, donde se habia instalado desde que escapo de la dictadura militar, luego de liaber estado “chupada” y después de la desaparicion de su esposo, Paco (Minujin). Ellos compartian no solo el nucleo familiar, sino también el ambiente politico. Paco era un militante activo y Teresa, una militante periferica. El nudo del asunto, el supuesto dilema moral al que se enfrentan Teresa y Guillermina (madre-hijas-nieta) es que el secuestrado durante 01/02 (Arturo) habia entregado al secuestrado durante la dictadura (Paco). Y, tal como queda expuesto, lo entrego —muy a su pesar, se subraya que lo entrega llorando- para intercambiarlo por su hija, quien hasta entonces habia estado desaparecida. ¿Con quién se produio la negociacion para el intercambio? Con un general muy activo, a la sazon millonario, terrateniente y oligarca. El mismo general que siguio siendo amigo del padre entregador/secuestrado y que, ante el secuestro de 2002, se ofrece a poner la plata para pagarles a los secuestradores, a cambio de que Teresa no testimonie en la reapertura de los juicios a los militares. Si, ademas del telon de fondo de la crisis, aparece también la reapertura de los juicios. La familia del entregador/secuestrado termina consiguiendo la plata, lo recuperan sano y salvo, y al final la historia consigue unir nueva y felizmente a la familia. Felizmente quiere decir al menos superando el dilema respecto del trato que tienen que tener para con el entregador/secuestrado y conviviendo en paz con el recuerdo del padre desaparecido. Resumo el combo: secuestro de la dictadura, secuestro de “la crisis”, asimilacion de ambos secuestros (igualacion historica, imposibilidad de discernir en su esencial diferencia, ausencia total de los trasfondos politicos, anulacion, por lo tanto, de la diferencia esencial del papel del Estado en ambas épocas), entregador/secuestrado, exilios, militantes y militares estereotipados, reapertura de los juicios, dilema moral, habilidosos flashbacks, una imagen redundante y explicativa de un centro de detencion clandestino puesto de modo casi iconico (no se explica cual es el punto de vista desde el cual se toma semejante imagen) y un corderito de peluche alegorico. Cordero dc Dios enfrenta al espectador a un dilema moral historicainente imposible, pero valiéndose como un parasito de la historia concreta, con toda la carga dramatica que significa el recuerdo de la dictadura.

Pensada a si misma como producto y multiprerniada desde su forma guion, para esta pelicula nada de lo descrito es un problema mayor. Que le importa. Accedio a diversos financiamientos —entre ellos del Estado argentino-, la antecede un abrumador reconocimiento en festivales y se aseguro en los medios masivos un prestigio de pompa y circunstancia.

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Cine, Cine argentino

3 Respuestas a “Por fin una buena crítica y no una crítica buena sobre Cordero de Dios

  1. Leopoldo Veres

    qué hacés martito, no la vi esta, y hacía rato que no psasaba

  2. Esta película me pareció excelente, no solo es una gran producción.. sino también una película sencilla sin intenciones partidarias… Es pura en sus ambiciones, y para nada manipuladora.. Pero claro: nunca faltan aquellos que se sientan perseguidos al hablar del proceso militar. (¿por qué será que se persiguen a si mismos?). Vayamos al grano: Si te gusta no significa que seas de izquierda, pero si no te gusta: si o sí sos de derecha.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s